×

Mensaje de error

Notice: Undefined offset: 1 en counter_get_browser() (línea 70 de /usr/local/virtual/cipnet/data/sites/all/modules/counter/counter.lib.inc).

NOTICIAS Y PROMOCIONES

22 Junio, 2017

Las gentes, las bahías, los ecosistemas y la voluntad de no agredirlos o la indiferencia de tirar una lata a la bahía

Por: Gustavo Arencibia-Carballo. garen04@gmail.com Fotos: Nalia Arencibia Alcantara.  

Caminaba junto a la bahía de Guantánamo un día de febrero y un hombre, no joven, pero tampoco de la tercera edad caminaba además delante de mí y terminada su cerveza de lata la lanzo por el aire a la bahía, lo cual me llamó la atención.

La bahía de Guantánamo, la bahía de La Habana, Cienfuegos, Santiago, Nipe, que importa, son todas muy hermosas y queridas, pero sus situaciones ambientales son diferentes, o tal vez no muy diferentes, pero tienen particularidades que las hacen singulares.

Sin embargo un común denominador es su ecosistema agredido por basura, desechos, residuos y residuales, incomprensión y una notable disminución en el tiempo de sus recursospesqueros, de su biodiversidad,los cuales van limitandode apoco. Es solo una situación general, la cual podría tener aristas lógicas en la recuperación del medio marino como la bahía de La Habana, donde en el tiempo ha vuelto a verse especies que la habían abandonado, pero la mejora parcial de una larga historia de contaminación la ha hecho renacer por la voluntad sobre todo del país y sectores públicos muy comprometidos con su bienestar Pero ya digo, lo general no es esto comentado de La Habana. Otros ecosistemas de estos como son la bahías de bolsa, de poca circulación de agua, de poco intercambio y de característicaespecificas requieren de cuidados más esmerados que no van solo en la voluntad política y científica del país.

Además todo en un concepto general tiene que ver con todo, los que viven junto al mar y los que están lejos, pueden o no creer son independientes de los problemas ambientales de la zona costera, pero están muy equivocados. Todo tiene que ver con todo, es algo integral.

Desde los usos y malas costumbres del comportamiento en las calles y el propio actuar en el hogar, sonaspectos relacionados con la calidad de las aguas de la bahía, claro son cosas pequeñas insignificantes al modo de ver de muchas personas de la población, pero una lata hoy, un papel mañana, una basura mal ubicada, son problemas conectados que suman un todo, una química que no se suele ver.

Evidente, usted me dirá para defenderse hay mala gestión de la basura de partes de las instituciones responsables de la actividad y yo estoy de acuerdo, pero dejarnos llevar por estados de opinión, esquemas acuñados no resuelven el asunto y el medio ambiente es en resumen el perjudicado.

Otros alegan a diario “eso solo pasa en este país”, yyo no estoy de acuerdo con tan popular criterio a la ligera, nos pasan cosas absurdas, pero no son solo de este país, y me maravilla como las personas forman ese juicio sobre la base de un conocimiento parcial y muy limitado de lo que ocurre en otros lugares, o ¿es que lo conforman con la información de los videos, medios y la prensa y la televisión? No creo es un universo muy recomendable para absolutizar.

Algunas personas aquí en nuestro país son una calamidad, pero cuando emigran y llegan a otro país, que no es mi voluntad mencionar, se convierten en modelos de disciplina y me pregunto ¿por qué? ¿a qué se debe tan vulnerable y retorcido proceder para con el lugar donde nacieron? También sé no son todos, pero es un ejemplo de la indiferencia ciudadana.

Muchas cosas tienen que ver con el deterioro del ecosistema en una escala de tiempo alcanzable para la vida humana y más que eso actual, por ejemplo el crecimiento de la población, la disminución de biodiversidad, el desarrollo tecnológico o el aumento de las producciones con tecnología obsoletas, la pesquería artesanal indiscriminada y falta de conciencia por el medio, etc.

¿Por qué son importantes las actitudes cotidianas?

El conjunto de nuestras actitudes y posiciones ante la vida, y no hablo de filosofía o política, sino de aquellas posiciones aparentemente banales que conforman nuestro diario bregar. Esos conjuntos de costumbre nos marcan la diferencia con ser humano, nos marcan la diferencia de que no se puede ser buen padre si no se es buen hijo y no se puede ser buen ciudadano de la casa hacia dentro solamente, por eso son muy importantes todas las actitudes cotidianas ante la sociedad por muy simple que parezcan.
 
                                                                                                                       

No obstante a que trato de hacer comprender la relación con el medio ambiente cercano, sé que las opiniones en cuanto a un comportamiento ambientalmente responsable y coherente están sesgadas y algunas son demasiado vehementes con la realidad cotidiana. Un discurso con muchas etiquetas y pocos compromisos eso no vale.

No pretendo agotar el tema, ni señalar con el dedo a nadie, pero pensemos en lo personal cual es nuestra conducta en la calle, en el trabajo y en la casa, de cómo valoramos nuestro entorno diario y si hacemos algo para que no sea aleatorio y absurdo al punto de criticarlo como si no fuera resultado de muchas o una conducta irresponsable, tal vez la nuestra.

Usted lector pensará en el Cambio Climático tan mencionado y vuelto a mencionar como culpable de todos los males del planeta, pero no creo sea absoluta esa razón ambiental a la cual la mayoría le achacan las culpas, aun cuando sea variabilidad climática, pues el civil común de a pie no comprende ni tiene por que comprender todo, aunque debería hacer un esfuerzo, yo lo hago y recomiendo lo mismo, pues si somos mejores ciudadanos nuestro entorno no será quien cargue con nuestras malas actitudes, aunque esta sea solo tirar una lata a la bahía.